20160717 185716

17 de Julio de 2016 – CAÑON CHARYN

Salgo de Karakol no muy temprano ya que la ruta de hoy es cortita, apenas 250 kms, aunque hay que cruzar la frontera de Kyrgystán a Kazajstán, y nunca se sabe …

El tiempo, la carretera y el paisaje acompañan, y es que hace un día espectacular para rodar en moto. Allá a lo lejos se adivinan unas montañas nevadas que … CHINA, CHINA A LA VISTA!!! Tan cerca y tan lejos.

Poco a poco la carretera va desapareciendo y se convierte en un camino de cabras en el que alcanzo a un cicloturista ruso, le pregunto si necesita algo, charlamos un rato …, en fin, lo típico que se suele hacer cuando te encuentras a alguien por estos lares.

Más adelante me alcanzan a mí dos motoristas, un alemán y un finlandés que están haciendo pistas por la zona, la frontera está cerca y vuelvo a coincidir con ellos mientras arreglamos el papeleo del cambio del país. Al ser una frontera poco transitada, los policías son bastante amables e incluso bromeamos con ellos, aunque se me ocurre hacer una foto y rápidamente me dicen que la borre.

Paro en el siguiente pueblo a comer algo y un muchacho local hace de intérprete en el restaurante porque sino me ocurriría como la mayoría de los días, elijo algo al hazar con el dedo, jejeje. El mismo muchacho se presenta al rato con una bolsa de fruta para regalarme.

Ruta espectacular hasta el Caón Charyn, que es como el Cañón del Colorado pero más pequeño. Hay una pista de tierra de unos 20 km y me vengo arriba con la Africota, y es que ‘la cabra tira pal monte’.

La entrada al Cañón cuesta 712 Tengues (unos 2 euros; aún no entiendo lo de los 12 Tengues, pues aquí lo redondean todo).  Puedo entrar con la moto al parque Natural pero no rodar con ella por medio del Cañón.

Decido acampar arriba para estar junto a la moto y así poder disfrutar de las vistas. Mientras estoy haciendo la cena, se levanta un fuerte viento que casi se lleva la tienda por lo aires, así que tuve que amarrarla a la moto, ya que era imposible clavar las piquetas en esa tierra que parecía cemento.

La cena fue una simple sopa de fideos, ya que las salchichas y el pan me las olvidé en el Hostal del día anterior, pero sentado al borde del cañón, con luna llena y con el viento como único sonido, me pareció la mejor cena del mundo.

20160717 125107
20160717 125107
20160717_125107
20160717 121335
20160717_121335
20160717 122819
20160717_122819
20160717 130259
20160717_130259
20160717 130604
20160717_130604
20160717 135536
20160717_135536
20160717 141531
20160717_141531
20160717 135609
20160717_135609
20160717 154130
20160717_154130
20160717 150719
20160717_150719
20160717 153821
20160717_153821
20160717 164951
20160717_164951
20160717 182829
20160717_182829
20160717 183134
20160717_183134
20160717 183241
20160717_183241
20160717 183319
20160717_183319
20160717 183411
20160717_183411
20160717 183858
20160717_183858
20160717 185414
20160717_185414
20160717 185657
20160717_185657
20160717 192537
20160717_192537
20160717 195544
20160717_195544
20160718 094930
20160718_094930
20160717 212859
20160717_212859
20160718 093610
20160718_093610
20160718 112047
20160718_112047
20160718 114355
20160718_114355
20160718 114837
20160718_114837
20160718 114743
20160718_114743
20160717 125107 20160717 121335 20160717 122819 20160717 130259 20160717 130604 20160717 135536 20160717 141531 20160717 135609 20160717 154130 20160717 150719 20160717 153821 20160717 164951 20160717 182829 20160717 183134 20160717 183241 20160717 183319 20160717 183411 20160717 183858 20160717 185414 20160717 185657 20160717 192537 20160717 195544 20160718 094930 20160717 212859 20160718 093610 20160718 112047 20160718 114355 20160718 114837 20160718 114743